Somos seres multidimensionales teniendo una experiencia de vida humana en la tierra. La forma de comunicarnos con nosotros mismos, con otros seres y con nuestro entorno es a través de la energía, pues todo lo que existe es un gran campo fluido con niveles de frecuencia y vibración que operan y se expresan de distinta manera en las matrices ilusorias del tiempo-espacio.

Como seres multidimensionales, por una serie de circunstancias tremendamente increíbles para la mayoría, hemos terminado casi completamente bloqueados para poder percibir y sentir nuestra multidimensionalidad que abarca por lo menos unas 15-20 dimensiones, aparte de 4 vehículos como la fisicalidad, el alma y dos cuerpos en el espíritu (magnético y eléctrico).

¿Por qué estamos bloqueados?

Pues porque estamos en una guerra de consciencia, de energía. Hay aquellos que no tienen los mejores deseos para con la raza humana, pues que la humanidad se de cuenta de lo poderosa que es, acabaría con sus intereses personales con respecto tanto a su fuente de energía, como su acceso a la abundancia de recursos naturales y de comida para que puedan subsistir. Las grandes industrias dejarían de ganar millones de euros, las guerras no podrían ser justificadas, la necesidad de poner a gente en el poder no tendría ningún sentido si es que nosotros pudiéramos expresar nuestra soberanía.

Entonces, aquellos que quieren controlar nuestra evolución de consciencia para cumplir con agendas ocultas son los mismos que han ideado una serie de tecnología altamente sofisticada para prevenir que podamos acceder a información clave para nuestra liberación, aparte de poder activar nuestro ADN para poder incrementar nuestro poder personal, nuestra capacidad de manifestación, creatividad y para poder traer a la fisicalidad armonía, tranquilidad, paz, amor, integridad, transparencia, verdad, honor, respeto y todos los valores que se han estado degenerando por cierto tipo de tácticas que estos parásitos han puesto en marcha para poder impedir que recordemos quienes somos realmente.

¿Cómo no me puedo haber dado cuenta de esta infiltración?

Básicamente hemos nacido con implantes, sellos y diferentes tipos de firmas energéticas que lograban el que componentes energéticos en varios campos existenciales no puedan estar integrados o funcionando en el momento eterno fluido del ahora. En las terapias de Psicoterapia Energética te enseño a poder comandar tu espacio, vamos a disolver programación, implantes, sellos, roles, identidades y demás construcciones inorgánicas que están generando todo tipo de condicionamiento en nuestro consciente e inconsciente.

Al poder librarnos de esto capa por capa e integrar nuestros componente orgánicos a nuestra expresión en el ahora, vamos a poder romper con limitaciones personales que impedían que el cambio y la sanación se den con gracia. Esto tiene un efecto tremendamente beneficioso en la habilidad del paciente de poder acelerar su proceso de sanación al poder incrementar la receptividad a otras metodologías de sanación.

¿Cómo puedo comandar mi espacio?

En estas terapias te enseñaré también a crear una tecnología orgánica de protección. Estudiaremos la alquimia detrás de todo y así podrás entender más y más lo que significa el poder hacerse responsable de uno mismo y de su espacio, de su porción de realidad. Esto es tremendamente importante, pues el protocolo de protección básico incluye el poder verse libre de intenciones hostiles, frecuencias discordantes, radiación, magia negra, entidades parasíticas, virus, bacterias, hongos, etc. Este protocolo también no sólo a protegerse uno mismo, sino también a nuestros seres queridos, a espacios cerrados o abiertos, a nuestras mascotas, etc.

Lo primero que uno debe de hacer para poder reclamar nuestro poder, ser soberano y realmente tomar responsabilidad de nosotros mismos es aprender a protegerse y aprender a disolver aquello en nuestro espacio con lo cual no consentimos, pues no nos inspira. Si algo es obsoleto, uno debe de tener las herramientas para poder avanzar en su camino de vida sin interferencias externas. Es también la responsabilidad de uno el poder enseñarle esto a nuestra descendencia, para así lograr que más personas despierten a la hipnosis colectiva a la cual hemos sido expuestos por milenios.